Situación de la trata de personas en España: el caso de los inmigrantes de África

Alejandra Scelles Torres
Fondation Scelles, Madrid/Paris

Young People Against Prostitution and Human Trafficking:
The Greatest Violence Against Human Beings

Casina Pio IV
Vatican City, 15-16 November 2014

ESPAÑA

La trata, la prostitución y la explotación sexual de mujeres y niñas representan una forma extrema de violencia contra las mujeres, un atentado a la dignidad de la persona y una expresión de la desigualdad que todavía hoy sufren mujeres y niñas en todo el mundo.

Esta ponencia está enfocada desde una perspectiva de derechos humanos y de defensa de los derechos de las mujeres, y denuncia enérgicamente una situación de grave desigualdad y violencia en la que se encuentran más de 300.000 mujeres que ejercen la prostitución en España, frente a la cual poderes públicos y agentes sociales se muestran incapaces por el momento de proporcionar una solución adecuada.

La situación de la prostitución en España.

Debido a los grandes cambios sociales que España ha experimentado en las últimas décadas, el panorama de la prostitución se ha transformado considerablemente. La prostitución “clásica” hasta mediados de los años 80 era ejercida por mujeres españolas en las zonas donde vivían. A principios de la década de los 90 ya empezó a ser palpable la incorporación de mujeres latinoamericanas, generalmente en clubes de carretera, a las que se sumaron inmediatamente después mujeres africanas, víctimas de la trata. A finales de la década de los 90 también comenzó la prostitución en la calle de mujeres del Este de Europa (Pedro Brufao Curiel). Actualmente más del 90% de las mujeres que ejercen la prostitución en España, son víctimas de la trata y la prostitución se ejerce mayoritariamente en espacios cerrados.

Con respecto a la incidencia de la prostitución, no existen cifras oficiales aunque diferentes organizaciones llegan a hablar de entre 300.000 y 400.000 con más de 3000 establecimientos de ocio dedicados a la prostitución. Según cifras de APRAMP, unas 300.000 mujeres son objeto de prostitución. Un Estudio del Instituto Europeo para la Prevención del Crimen, estima que las cifras en España son muy parecidas a las de Alemania, pese a que España cuenta con la mitad de habitantes que este país.

Asimismo la prostitución cada vez se está infantilizando más, debido a que los demandantes de prostitución solicitan mujeres cada vez más jóvenes y más vulnerables. Las redes de trata hacen venir mujeres muy jóvenes, en buena parte menores de edad.

La actual crisis económica ha favorecido la aparición de jóvenes mujeres españolas sobre el mercado prostitucional. En efecto, la crisis económica y el paro juvenil de más del 50% en España, han diseñado un nuevo panorama de la prostitución en España a partir de 2012. Los precios de las universidades públicas han aumentado considerablemente estos dos últimos años y el número de becas para los estudiantes ha disminuido, lo que ha ocasionado que un importante número de jóvenes españoles no alcancen a pagar sus estudios.

Asimismo, la falta de trabajo y de oportunidades laborales dificultan enormemente su inserción en el mercado laboral y la obtención de una salida digna a sus vidas. La situación económica de mi país es tan precaria que en numerosos familias, todos o casi todos sus miembros se encuentran en situación de desempleo y sin apenas prestaciones sociales y/o ayudas económicas.

La prostitución se presenta en estos casos como una buena salida para hacer frente a esta situación de necesidad. En los últimos años, cada vez más jóvenes españolas acceden al mercado de prostitución para pagar sus estudios o para hacer sobrevivir a sus familias. No existen datos oficiales pero por ejemplo, según Médicos del Mundo en 2012, alrededor del 10% de las mujeres que atendieron eran españolas.

España es un país de tránsito y de destino para las víctimas de la trata con fines de explotación sexual, mayoritariamente mujeres procedentes de América Central y del Sur, Este Europeo y África sub-sahariana, principalmente mujeres y niñas procedentes de Nigeria. Las mujeres nigerianas son coaccionadas, secuestradas o engañadas con falsas promesas de trabajo. Sufren un largo viaje en el que bien pueden atravesar el continente africano y acceder a España en pateras o camufladas en coches por los pasos fronterizos. La mayoría sufren abusos sexuales y violaciones por parte de los tratantes o jefes mafiosos, quienes las amenazan con matar a sus familias si huyen y viajan sometidas a conjuros y ritos de vudú que las aterrorizan. Por supuesto, están en situación irregular una vez que atraviesan la frontera española, donde son explotadas sexualmente.

El IV Informe de Seguimiento del Plan Integral de Lucha contra la Trata de Seres Humanos con fines de Explotación Sexual en España, relativo al año 2012 elaborado por la Delegación de Gobierno para la Violencia de Género estima que la nacionalidad de las mujeres en situación de explotación sexual y/o trata es mayoritariamente de Rumanía y Paraguay en un 27% y de Brasil en un 10%.

En España, la explotación sexual de mujeres y niñas es un negocio próspero y en expansión. La prostitución es el sector que más dinero negro mueve de la economía sumergida de nuestro país, por encima del negocio de armas o de drogas. Este negocio puede llegar a mover cinco millones de euros al día en España, a costa de que las víctimas pierdan su libertad y su dignidad, como destacó el ministro del Interior en la presentación del Nuevo Plan Nacional contra la Trata de Seres Humanos en abril de 2013.

El ejercicio de la prostitución en España no está penalizado; sin embargo existen normas de carácter local o autonómico que haciendo referencia a criterios sanitarios, de orden urbanístico, de orden público o de seguridad vial, pretenden regular el ejercicio de la misma: Bilbao, Barcelona o Badajoz, entre otras, han aprobado ordenanzas municipales para preservar una utilización del espacio público, sancionando a prostitutas y clientes con sanciones que pueden alcanzar los 3.000 €.

Las mujeres que ejercen la prostitución, la mayoría víctimas de la trata como hemos visto, son criminalizadas y responsabilizadas por vender sus “servicios sexuales” lo que las coloca en situación de mayor vulnerabilidad todavía.

Los clientes, suelen salir indemnes de estas acciones y pocas son las sanciones que hasta la fecha se les han impuesto. Según un Informe presentado en junio de 2011 por la Comisión de Investigación de Malos Tratos a Mujeres, el 99% de la demanda por prostitución es masculina. España es uno de los tres primeros países del mundo y el primero en Europa en demanda de prostitución, y el 39% de los hombres españoles han acudido a ella en alguna ocasión.

La mitad de los clientes españoles están casados o viven en pareja y el 40% tiene hijos. El grueso de los prostituidores es consciente de que el 90% de las mujeres se prostituyen contra su voluntad. La media de edad del prostituidor está entre 30 y 50 años.

En España no existe ni un mínimo consenso de reproche hacia la prostitución, la cual está “normalizada”. El prostituidor no tiene ningún tipo de cuestionamiento social, ni limitación: los jóvenes van a  ver las prostitutas como forma de ocio entre amigos y los hombres de negocios celebran sus triunfos empresariales con prostitución. Esta tolerancia a la prostitución conlleva un aumento de la trata, lanzando un mensaje social de que está permitida la cosificación de las mujeres, discurso al que están contribuyendo de forma decisiva los medios de comunicación audivisual y digital, a través de la inserción de anuncios, de publicidad de prostitución, de la emisión de series de TV y de cine dónde la prostitución y la mercantilización de los cuerpos de las mujeres se normaliza, etc.

Los principales diarios españoles publican anuncios de servicios sexuales. Sólo dos diarios generalistas, 20 Minutos y La Razón no admiten este tipo de publicidad. En España se calcula que este tipo de negocio genera anualmente más de 40 millones de Euros.

A lo largo del año 2010 en España se llegó a producir un importante debate en torno a la necesidad de suprimir los anuncios de publicidad de prostitución en la prensa escrita, en buena parte gracias a la presión y trabajo de las organizaciones feministas y de defensa de los derechos de las mujeres.  En septiembre de aquel mismo año el Congreso de los Diputados aceptó por unanimidad el envío de una proposición no de ley en la que se instaba a impulsar la desaparición de este tipo de anuncios. El Gobierno finalmente no tomó ninguna iniciativa de prohibir estos anuncios y/o de reformar la Ley General de Publicidad, y a fecha actual siguen siendo los propios diarios quienes siguen auto-regulándose y obteniendo pingües beneficios de este tipo de publicidad.

LA LEGISLACIÓN ESPAÑOLA EN MATERIA DE TRATA Y PROSTITUCIÓN

Desde un principio, España adoptó una postura abolicionista, ratificando la Convención de 1949. El ejercicio de la prostitución no es un delito ni tampoco la compra de servicios sexuales. Lo que sí está penalizado es el proxenetismo.

España ha firmado y ratificado el Protocolo de Palermo del año 2000 y en el año 2008 ratificó el Convenio Europeo contra la Trata de Personas. Ha puesto en marcha el I Plan Integral contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación sexual y ha aprobado el III Plan contra la Explotación Sexual de la Infancia y la Adolescencia (2010-2013).

En el año 2010 se dio un paso muy importante legislativamente en la lucha contra la trata. España modificó su código penal para realizar una distinción muy clara entre trata de seres humanos e inmigración ilegal. Se trata de dos delitos bien diferentes que antes de esta reforma se encontraban confundidos. Asimismo, la modificación del artículo 59 de la Ley de Extranjería, incorporó el derecho de las víctimas en situación administrativa irregular a un periodo de restablecimiento y reflexión que les permita evaluar su posible colaboración con la justicia aportando información.

En octubre de 2011, el gobierno español firmó el Protocolo Marco de las Víctimas de Trata. Este Protocolo establece un procedimiento para la detección, identificación y derivación de las potenciales víctimas con las debidas garantías, y facilita su asistencia y protección abordando de forma integral las distintas etapas del proceso. Asimismo establece los mecanismos necesarios para la coordinación entre todos los agentes institucionales, así como los agentes sociales. 

Sin embargo, todas estas reformas legales de estos últimos años han sido calificadas de insuficientes por varias organizaciones y ONGs, por carecer en su redacción y en su espíritu de un enfoque de género y de derechos humanos.

Las asociaciones feministas, de defensa de derechos de las mujeres y de apoyo a las mujeres en situación de prostitución han desarrollado un importante trabajo de concienciación y sensibilización, y han seguido alimentando el debate político, presionando para que fuera incluido en las agendas políticas. En este capítulo, es importante destacar el trabajo desarrollado por APRAMP, (Asociación para la Reinserción de Mujeres Prostituidas), la Comisión de Investigación de Malos Tratos a Mujeres, la Plataforma Estatal de Organizaciones de Mujeres por la Abolición de la Prostitución y la Red Española contra la Trata de Personas, que engloba más de 22 asociaciones de mujeres y de defensa de los derechos humanos.

Asimismo han sido puestas en marcha diversas campañas de sensibilización contra la explotación sexual, entre las que cabe destacar campañas como “No compras sexo, compras vida” (Ayuntamiento de Sevilla), la campaña “¿Aún no lo ves?, Las mujeres no somos mercancías, no compres nuestros cuerpos” (Junta de Andalucía y Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres), o el apoyo de la Red Española Contra la Trata de Personas a la Campaña “Corazón Azul” de Naciones Unidas.

Nosotros, jóvenes pienso que debemos unir nuestros esfuerzos a las organizaciones de terreno para acercar esta realidad a los ciudadanos de nuestros respectivos países, porque la trata y la prostitución de mujeres y niñas son todavía hoy una realidad desconocida, invisibilizada e ignorada por la inmensa mayoría de la sociedad. Porque estamos ante una violación de los derechos humanos intolerable y de proporciones descomunales y desconocidas ante la cual no podemos permanecer impasibles. Y sobre todo porque el mundo ante el que nos enfrentamos es un mundo de explotación, con violencia de género, con desigualdad, un mundo en el que nuestros valores democráticos y cristianos no tienen cabida, y contra el que tenemos que luchar con todos los instrumentos a nuestro alcance, principalmente la palabra y la acción pacífica.

Numerosas organizaciones de mujeres y de atención a mujeres prostituidas, afirman que el verdadero coraje político radica en conseguir la igualdad real entre los sexos, a través de la eliminación de prácticas ancestrales que son una manifestación de la cultura patriarcal y de la violencia masculina  hacia las mujeres, lo cual en todo caso constituye una auténtica vulneración de los derechos.

En España es necesario que el debate en torno a la prostitución y al negocio de la explotación sexual se reabra de nuevo, que todas las voces sean escuchadas, y que se haga visible y se denuncie una situación de violencia, de esclavitud y de vulneración de derechos que afecta a más de 300.000 mujeres.

Como joven, desearía aportar tres propuestas a este Simposio:

El cuerpo de las mujeres y las niñas no está en venta. Las mujeres y niñas no somos objetos sexuales susceptibles de ser compradas y vendidas para satisfacer las necesidades masculinas. Para que este mercado de explotación no se perpetúe en un futuro y que nuestros hijos e hijas vivan un mundo sin explotación sexual, es imprescindible y urgente trabajar sobre la EDUCACIÓN. Una Educación sobre la Paz como forma de resolución de conflictos, una educación sobre la Igualdad como forma de relacionarse los chicos y las chicas, y una educación Afectivo – Sexual para niños y niñas donde se construya un modelo de relación interpersonal en el que prime el respeto a la autonomía de las personas y a su libertad sexual, en condiciones igualdad.

Visibilizar y denunciar la DEMANDA de prostitución como una de las principales causas perpetuadoras de la trata y la explotación sexual. Visibilizar la figura del cliente. Los clientes o « prostituidores » tienen una responsabilidad clara e ineludible en el sistema de prostitución: son una parte necesaria del mismo. Con su acción, perpetúan el mercado de explotación de mujeres y niñas. Si no hay demanda no hay prostitución y si no hay prostitución no hay negocio de trata.

Denunciar el papel de los MEDIOS DE COMUNICACIÓN audiovisuales y digitales, como agentes movilizadores del mercado de prostitución. Siguen difundiendo una imagen de las mujeres y de sus cuerpos como objetos sexuales, como reclamos de publicidad para vender productos dirigidos fundamentalmente al público masculino, y siguen obteniendo ingentes beneficios de la publicación de anuncios de contenido sexual y pornográfico. Nuestra propuesta es acabar con toda esta publicidad sexista y esclavizante, realizar un importante trabajo de formación de periodistas y comunicadores en materia de violencia de género e igualdad, y aprobar una normativa que prohíba la inserción de este tipo de anuncios en cualquier medio de comunicación. Es necesario que todos ellos firmen un código ético y deontológico contra la prostitución y se conviertan en agentes activos de denuncia y sensibilización.

La Fundación Scelles

Para finalizar, deseo hacer una breve presentación de la organización a la que represento: la Fundación Scelles. Fue creada por el hermano de mi bisabuelo y por su mujer, Jean y Jeanne Scelles en 1993. Ambos dos eran cristianos demócratas que legaron todos sus bienes para este fin.

La Fundación Scelles que fue reconocida de utilidad pública en 1994, realiza un trabajo diario de investigación y de denuncia para luchar contra la explotación sexual comercial. Tiene el mayor centro de investigación internacional y de documentación en materia de explotación sexual del mundo, el CRIDES: libros, documentos, informes, estudios, que son accesibles y descargables desde el portal de la Fundación.

Asimismo la Fundación Scelles realiza un importante trabajo de sensibilización a través de publicaciones, como los Informes Mundiales sobre la Explotación Sexual que edita cada año, o como conferencias a nivel nacional o internacional. El pasado 12 de noviembre en París organizamos un Congreso Internacional en el que han participado expertos de diferentes países.

Yo como joven del siglo XXI, como española, como ciudadana del mundo y como miembro de la Fundación Scelles, deseo que todos nosotros nos unamos y unamos nuestras fuerzas para continuar este importante trabajo de denuncia y sensibilización, y hacer llegar la voz de las personas más vulnerables a todos los rincones del mundo.

Muchas gracias

Asuntos relacionados

spain